• Kelly Rodriguez

Sé Mi Invitado (Espacios Sagrados)


“Hagámosle un cuarto…” 2 Reyes 4:10

Ah. Espacio tranquilo. Reflejá. Mantente presente. Piensa. Mantente en silencio. Escucha.


En 2 Reyes capítulo 4, vemos a una mujer, una mujer rica y hospitalaria, que ha abierto su hogar al Profeta Eliseo cuando necesita un lugar para comer o descansar. Después de muchas visitas, tiene la generosa idea de construir una pequeña habitación (una pequeña recámara) en el techo de su casa para que el profeta tenga un lugar tranquilo y privado donde quedarse. Su marido está de acuerdo y la habitación es construida. De hecho, el versículo 11 dice que un día cuando Eliseo llegó a su casa “fue a su cuarto y se acostó.” Ese espacio fue creado para él, para su disfrute y uso, y tuvo la libertad de ir y venir como le placiera.


Me encanta que esta mujer se extendiera más allá de la simple hospitalidad y entrara en las profundas aguas de la generosidad. Ella le dio al profeta acceso a su hogar, a su familia, a sus sirvientes, a sus recursos. Ella entendió la importancia de honrar y cuidar a este hombre de Dios. No estoy segura de que ella se diera cuenta del milagro que se le ocurriría. Sus acciones fueron simplemente un acto de honor y afecto. Ella no buscaba el pago, pero el hombre de Dios la bendijo por la postura de su corazón.


Hagamos un pequeño cuarto. Hagamos un pequeño cuarto para el que viene a dar vida, a instruirnos, a consolarnos y aconsejarnos. Abrámonos a nosotros mismos, a nuestros hogares, a nuestras familias, a nuestros recursos para Él. Invitemos al Espíritu Santo a permanecer con nosotros y en nosotros. Honrémosle con nuestra atención, con nuestro afecto, con el tiempo y el espacio en nuestros días. No se trata tanto de tener una habitación física construida o adaptada, sino de una postura del corazón y la mente… un espacio tranquilo que creamos deliberadamente para sentarnos con Él, callarnos y escucharlo, para darle un lugar de honor en nuestros corazones y en nuestros hogares.


A veces hacemos que el Espíritu Santo sea algo espeluznante e indefinible, cuando en realidad Él es alguien – ¡La Persona que nos llena con el conocimiento del Padre y con poder! Él nos revela misterios y nos guía a toda verdad (Juan 16:13). Cuando lo honramos, Él se moverá e infiltrará en cada rincón de nuestras vidas. Extenderá sus alas sobre nuestros hogares, familias, empleos, negocios, iglesias, ministerios, sueños, salud, finanzas, relaciones… Él nos guiará a toda la verdad. Y me atrevo a decir que, mientras tu buscas darle a Él ese lugar de honor en tu vida, seguramente seguirá Su abundante bendición.


Hagamos un pequeño cuarto. En nuestros corazones, en nuestros horarios, en nuestras ocupaciones… Creemos un espacio para estar plenamente presentes, conscientes de Él, para conectarnos con Él – El que es poder, y luz, y verdad, y paz, y gozo, y dominio propio ... Te encontrarás caminando con un paso más ligero, una visión más clara, un corazón más tranquilo. ¡El esta contigo!


Kelly

© 2018 Kelly Rodriguez

info@kellyhrodriguez.com

Design by Rodsan Designs.