• Kelly Rodriguez

¿Dondé Esta el Amor?


Comencé este post el fin de semana de San Valentín, en medio de pintar la casa, las visitas familiares, las clases de piano, la noche de cita de papá e hijas y la limpieza de la casa. Un fin de semana muy, muy ocupado. Y así, hoy recojo mi pluma para completar mis reflexiones sobre esta celebración de amor y amistad.


Después de doce años de matrimonio con mi maravilloso esposo, todavía me siento tentada a obsesionarme con la escapada romántica perfecta, los regalos sorpresa y las dulces cosas. Todavía esperando tener a Puccini sonando en mi cabeza todo el fin de semana, nadando en chocolate y pasión. Pero este fin de semana la casa está siendo pintada mientras mi esmalte de uñas desconchado se burla de mí: "¡No vas a ninguna parte, señorita!" Y miro a mis tres hermosas hijas y que necesitan una cita con él más que yo. Lo tengo todas las noches, hablo con él todo el día y lo beso cada vez que quiero. Sin embargo, ellas necesitan escuchar sus dulces cumplidos y obtener toda su atención porque él también es su Valentín. Entonces, les di mi cita a mis hijas. Y al hacerlo, sentí que ayudé al amor a crecer en nuestra casa.


Irónicamente, el Día de San Valentín puede ser una excusa para volverse hacia adentro y enfocarse solo en uno mismo. Lo que queremos, lo que nos hace sentir amados y lo que llena los lugares vacíos, en lugar de la oportunidad de mirar a nuestro alrededor y apreciar a quienes ya se han entregado todos los días. Los que caminan a nuestro lado con compasión y una palabra amable. Aquellos que envuelven sus brazos alrededor de nosotros en noches oscuras de dolor y miedo, y que se ríen y sonríen para celebrar nuestro éxito y nuestras alegrías. ¿Dondé esta el amor? No se encuentra en la docena de hermosas rosas que me guiñan un ojo desde mi mesa de comedor, ni en la magnífica tarjeta colocada en mi mesita de noche. El amor se encuentra en ese momento de perdón después de que lo haya ofendido, y en ese momento de gracia que extiende cuando fallo, y en su implacable creencia en mí y en su voluntad de empujarme más allá de mi zona de confort para convertirme en todo lo que he sido creada para ser, y de muchas maneras diferentes, él mismo sigue creciendo y cambiando para ser como Cristo, para traerme alegría. Hoy repaso este fin de semana con una sonrisa tranquila y contenta, en paz, y muy, muy agradecida por esta vida y este hombre. No somos perfectos, pero estamos siendo perfeccionados en Aquel que amó primero y que hace posible nuestro amor.


Mi oración por ti es que al mirar a tu alrededor hoy en tu vida, puedas detectar a las personas que se han entregado a ti. Que puedas verlos con ojos espirituales que reconozcan el don que son… uno de los grandes regalos de amor de Dios para ti. Y que la paz y una alegría tranquila llenen tu corazón al tomar el precioso tesoro que es tenerlos a su lado. No te dejes decepcionar o desilusionar con asuntos de regalos, viajes y cenas a la luz de las velas. No limites la prueba de amor a eso. Mira las cosas que realmente importan. De qué una vida de amor está hecha de verdad. ESO es donde está el amor. ¡El esta contigo!


Kelly


**Para recibir notificaciones por correo electrónico de nuevas publicaciones, suscríbase a mi boletín.**

© 2018 Kelly Rodriguez

info@kellyhrodriguez.com

Design by Rodsan Designs.